DEPORTES

Lunes 4 de Junio de 2001


Cristián Montecinos: El fútbol chileno me deprime

Acá hay muchos problemas económicos, los jugadores viven el drama y por eso prefiero apostar por cualquier oferta del extranjero. Mi sueño sigue siendo jugar en Europa.
Nos falta dinámica. Concepción ha ganado partidos metiendo presión por algunos minutos, con el vuelo que nos quedó de la Copa. Y eso, internamente, alcanza.
Peter Dragicevic me trató con su prepotencia acostumbrada cuando estuve en Colo Colo.
Mi temperamento me jugó malas pasadas, pero ahora aprendí, por eso quiero llegar a ser director técnico.
Rangers, Unión Española, Temuco, Junior de Barranquilla, Santos Laguna, Concepción, Cruz Azul, Colo Colo, Necaxa, Puebla, de retorno a Concepción y otra vez las maletas listas. La bitácora de viaje de Cristián Montecinos es nutrida a los 30 años, aunque tiene plazo fijo: le quedan cuatro temporadas más antes del retiro
- dice- y está en la antesala de su último gran contrato.

Me gusta cambiar constantemente. Lo bueno es que conozco gente, que recorro lugares, hago nuevos amigos. Eso me ayudó futbolísticamente. Lo malo es obvio, no tengo continuidad.

- ¿Qué se puede aprender futbolísticamente con tanto cambio?

Mucho. La experiencia ganada me ha entregado calma, conocimientos, tranquilidad. Hoy tengo más capacidad de análisis para enfrentar distintas situaciones. Finalmente, tengo una capacidad de adaptación que es difícil de encontrar en algunos jugadores chilenos. Y además, en la mayor parte de los sitios donde he estado me ha ido bien.

- ¿Cuál fue el mejor?

El Junior de Barranquilla. Ahí salí campeón, integré un equipazo con Valderrama y Alexis Mendoza, la cancha era difícil y la hinchada muy complicada. Mira, nunca lamenté llegar un equipo. En todos los lugares me pasó algo especial: en algunos conseguí títulos, en otros hice grandes amigos, en varios fui elegido la mejor figura. Los últimos seis meses en el Puebla de México no fueron positivos. No clasificamos, no conseguimos el título y no me fue bien, pese a que jugué 15 de los 17 partidos.

- Termina contrato a fin de mes con Concepción y es un hecho que no renovará. ¿Dónde va a recalar en el futuro?

Mi sueño es ir a Europa, me la he jugado muchísimo para lograrlo. Hice una apuesta en la Copa Libertadores, y llevaba todas las de perder. Concepción estaba lleno de problemas y yo lo sabía. Si fracasábamos me iba a costar salir nuevamente. Pero se dio todo como yo quería. Fíjate que el mismo periodismo dice hoy que Concepción es el ejemplo para muchos equipos.

- ¿Por qué? ¿Qué les falta a los equipos en Chile? ¿Correr, trabajar, tener más coraje?

Les falta dinámica. Jugamos muy lento y el nivel es bajo. Cuando nosotros imponemos el ritmo de la Copa, las cosas se nos complican menos. A Audax Italiano, por ejemplo, le ganamos con facilidad apurando apenas un rato. Pero el fútbol chileno es así.

- ¿Y para qué vuelve, entonces?

Mira, yo he pensado mucho el asunto. Me quiero retirar a los 34 años, y si veo que no puedo jugar al nivel actual, lo hago antes. No voy a jugar en Primera B en Chile, por ejemplo, con un espectáculo que da pena. Me deprimo, y por eso me quiero ir, al igual que todos los jugadores chilenos. Hay muchas necesidades, dramas económicos, dirigentes que ponen dinero de su patrimonio para que los clubes subsistan. Miro eso, y prefiero jugármelas en apuestas arriesgadas, pero en otro lado. Me ayuda Dios y mi carácter fuerte. Yo no tengo gran técnica, pero jamás me achico y pongo todo el corazón en la cancha.

- ¿Cuál será la próxima?

Esta es mi última salida, mi último gran contrato. No puedo pasar a un club grande en Chile. En Europa hay posibilidades con un club no muy importante ni grande, pero que me puede asegurar económicamente.

La personalidad

- Da la impresión que usted es más pensante que el común de los jugadores. Al menos fija posiciones, es capaz de ser contestatario, tiene argumentos para enfrentar al periodismo, a los técnicos y a los dirigentes. ¿Le pesó o le ayudó en su carrera?

Eso incomoda. Los jugadores somos muy perceptivos, y te lo digo porque esa característica ahora sé manejarla, porque antes era un defecto y actualmente es una virtud. Soy capaz de ejercer liderazgo y soy un jugador importante. La mayoría me reconoce y es por eso que estoy pensando seriamente en ser técnico en un futuro, aunque en un principio lo había descartado por lo mismo, por pensar que tenía un temperamento muy fuerte y el jugador chileno resiente eso.

- Con todo lo que ha aprendido, ¿qué es lo que nunca hará como técnico?

Engañar al jugador. Trataría de ser lo más transparente posible. Eso es lo que no me gusta de algunos entrenador que conocí: te ponen por necesidad, te tienen mala porque le contestas o lo miras feo. No son capaces de decirte de frente lo que piensan. Pero pasa en todos lados: hay jugadores que tampoco son leales, por ejemplo. Eso es lo más lindo que tiene el fútbol, la posibilidad de conocer bien a la gente.

- ¿Siente que su paso por Colo Colo fue una oportunidad desperdiciada?

No, la gente me reconoce en Chile por mi paso por Colo Colo. Cuando voy al centro, por ejemplo, la gente me saluda. Ahí tuve seis primeros meses espectaculares, donde con goles logramos disimular los problemas que había detrás del equipo, como las deudas por primas y premios. Después me lesioné, no pude ir a la Copa América, se fue Marcelo Espina - que era clave para el equipo- y también Manuel Neira. Finalmente no tuvimos un buen final.

- Pero su problema no fue futbolístico...

Yo ya lo dije. El problema específico fue cambiar la camiseta con Jorge Vargas en el túnel tras una derrota con Universidad Católica. En el camarín Peter Dragicevic, usando toda la prepotencia que lo caracteriza, me retó. Ese es el gran problema de Colo Colo: la prepotencia de su presidente. Me trató muy mal delante de mucha gente, me dijo que no le tenía respeto a la gente. Me enojé, le contesté con malas palabras y el incidente fue fuerte. Ese mismo día Nelsinho determinó concentrar solo a los jugadores solteros, lo que me pareció una medida absurda y se lo dije. Yo soy separado y me pareció una falta de respeto, por lo que no me concentré. Al día siguiente estaba separado de hecho en el plantel y no me hice problemas si me arreglaban económicamente.

- Fue indisciplina igual...

Es que yo tenía una gran relación con Nelsinho, pero creo que se agarró de esa situación para dar un golpe de timón. Pienso que - no me consta- Peter aprovechó el tema para echarme sin pensar jamás que Nelsinho también se iría.

La selección

- ¿Cuál es su sentimiento actual con la selección?

Espectacular. Me viene en un gran momento, pero sabes que las cosas en la vida cambian y esto puede cambiar en cualquier instante.

- ¿Usted había cerrado el capítulo de la selección?

Cuando se fue Acosta volvió a abrirse. Mientras él era el seleccionador, tenía claro que tendría que haber estado en un equipo muy importante haciendo cosas espectaculares para que me llamara. Cuando me fui al Necaxa jugué el Mundial de Clubes, donde me eligieron en el equipo ideal. Ni así me llamaron a la selección. Uno sabe cuando una persona te tiene cerrada las puertas.

- ¿Qué siente hoy por Acosta?

Nada especial. Al final conversamos, arreglamos las cosas. La verdad no estoy en la política de andar mandando recados por el diario ni revivir polémicas antiguas. Ya demostré con hechos lo que valgo y desterré las rabias y los odios de cuando joven. Ahora me las callo y me las guardo.

- ¿Lo de Concepción es lo mejor que le ha pasado al fútbol chileno este año?

No lo había pensado, pero creo que sí. Hay que ser sincero y reconocer que tenemos un equipo limitado, nadie daba un peso por nosotros, en los primeros cuatro partidos dejamos ir muchos puntos, no jugábamos a nada y la opción era lejana. Cavalleri llegó en un momento preciso y así clasificamos, al todo o nada.

- ¿Cuál es tu mejor característica como jugador?

La visión que tengo del arco, la pegada y ahora he perfeccionado el aguantar la pelota, porque antes era malo. La experiencia me enseñó a utilizar el cuerpo y a esconder la pelota. No tengo velocidad, pero siempre llego primero, y ahora en la cancha pienso antes que el defensa, para intuir donde estará la pelota.

- ¿La presencia de Salas y Zamorano lo limitó todos estos años?

Las dos veces que me han llamado he entrado de titular. Creo que la posibilidad no se me abre sólo a mí, sino también a varios más. Yo tengo la experiencia, pero hay compañeros que tienen gol, talento, potencia. Es cierto que durante años hubo menos opciones, pero en ese tiempo yo he ganado experiencia a nivel de clubes. Si jugué contra el Manchester y fui la figura del partido, ¿por qué no puedo hacerlo en la selección? Yo, objetivamente, siento que perdí tres años, y ahora estoy tratando de recuperarlos.

Por Aldo Schiappacasse

El futuro de un trotamundos

Sirviendo de decorado para las caras de conformidad en la selección al abordar el TAM que los traería de retorno, el rostro de Cristián Montecinos era, quizás, uno de los más serios del grupo.

No hay que dramatizar. Fue una desgracia, es cierto, porque habíamos hecho un muy buen partido. El gol fue una lástima, pero acá no estaba en juego el resultado, sino el funcionamiento, y creo que nadie podrá criticar al equipo en estas circunstancias. En el Defensores del Chaco la selección mostró lo que siempre le han pedido: dinámica, temperamento y espíritu ofensivo, y aún considerando que en algún momento pudimos optar por un esquema más defensivo, la opción apunta a llegar con un plantel bien armado a la Copa América. Por eso es importante que la gente comprenda la importancia de haber dejado callados a los paraguayos durante buena parte del encuentro y la desesperación de ellos. Nunca es bueno perder, pero en estas condiciones hay que quedarse satisfecho con lo realizado.

Y en un equipo sin los referentes habituales, la figura de Sergio Vargas y el complemento de Montecinos ya despuntan como liderazgos naturales para este grupo. Fue un partido de esos fuertes, donde no se puede dar ventajas. Yo dije que aportaba con mi experiencia y creo que respondimos ofensivamente, porque nos creamos varias ocasiones. Lástima que no pudimos concretar, porque ahí la historia se escribía a favor nuestro.

Y, aunque no quiera confesarlo, la cita de la Copa América es su desafío más próximo antes de tomar una opción. Le esperan ofertas de México, Colombia y de España, el próximo destino futbolístico de un trotamundos.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Recibiendo una caricia de Carlos Humberto Paredes en la lucha del mediocampo en el Defensores del Chaco. Montecinos hizo un gran primer tiempo en el nuevo esquema de Pedro García.
Recibiendo una caricia de Carlos Humberto Paredes en la lucha del mediocampo en el Defensores del Chaco. Montecinos hizo un gran primer tiempo en el nuevo esquema de Pedro García.
Foto:Juan Ernesto Jaeger


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales