ZONA DE CONTACTO

Viernes 2 de Marzo de 2001


El cierre de la disquería Fusión: No hay disco que suene 20 años

La clásica tienda del Drugstore le puso fin a dos décadas en las que llenó gustos exigentes, abrió los oídos a la música alternativa e, incluso, desempeñó un papel vital en la historia reciente del rock chileno.
Silenciosamente, en medio de la desolación veraniega de Santiago, el 10 de febrero pasado se cerraron para siempre las puertas de la disquería Fusión. Con ello no solo se puso fin a una de las tiendas de música más influyentes de las últimas décadas, sino también a una página importante de la historia del rock chileno.

Porque no era una disquería cualquiera. Desde que abrió sus puertas, el 30 de abril de 1981, y durante sus dos décadas ininterrumpidas de funcionamiento en la galería Drugstore de Providencia, Fusión se perfiló como una de las pocas tiendas vanguardistas dentro del escuálido espectro musical criollo. Mientras en Chile la mayoría de las disquerías especializadas a excepción de la mítica Circus basaban sus inventarios en los rankings de la revista norteamericana Billboard, Fusión comenzó a traer catálogos completos de artistas de estilos muy variados y con un tratamiento que se acercaba más al de un melómano que al de un mero comerciante.

"Tratábamos de traer la mejor música posible", cuenta Carlos Fonseca, quien durante casi veinte años fue el gerente comercial y responsable de su línea artística. "La idea era hacer una disquería mucho más amplia, donde se cubrieran mejor los diversos estilos y a la que se pudiera ir para expandir el conocimiento musical. También se podía acceder a música que tradicionalmente no se traía, y especializarse en estilos un poquito más avanzados."

Fonseca, actual manager de Inti Illimani y productor de álbumes como Tributo a Los Prisioneros (2000), agrega que en la disquería "muchas cosas se traían de a una, y a veces los discos quedaban ahí durante meses hasta que llegaba alguien y encontraba lo que andaba buscando. Porque se buscaba entregarle a la gente cosas que no había en ningún lado o que costaba mucho encontrar. Incluso, en una época era habitual que vinieran a comprar acá músicos argentinos como Soda Stereo, GIT, Charly García y Luis Alberto Spinetta".

"Lo primero que agarró Fusión fue toda la onda del post punk y el new wave. Después, la movida de Manchester, el grunge y lo último que introdujimos fuerte fue el hip-hop, aunque es cierto que ahí no fuimos los únicos", relata.

Y Fonseca se preocupaba de difundir personalmente las novedades a través de una columna en la fenecida revista Mundo Diners, un programa en la radio Beethoven y su buena relación con la entonces radio Concierto. "Logramos meter muchas cosas. Para eso a veces yo terminaba regalándole discos a la radio (Concierto) para que los tocaran, cosas como Charly García, Soda Stereo, Virus o León Gieco. Y lo mismo ocurrió con el new wave, porque en el programa de la radio Beethoven, que auspiciaba Fusión, tocamos por primera vez en Chile a U2, The Smiths, The Cure y Depeche Mode."

La disquería no solo vendía música, también se preocupó de ofrecer merchandising para fanáticos, a la manera de megatiendas extranjeras como Tower Records o HMV. En sus primeros años incluso contó con una pantalla gigante en su vitrina, donde mostraban videos de conciertos de Led Zeppelin, The Police y Judas Priest. Más adelante llegó a ofrecer una amplia gama de posters, poleras, libros y videos. Y la preocupación por estar a la vanguardia los llevó, asegura Fonseca, a ser la primera disquería que trajo compact discs a Chile, allá por 1983.

El sello de Los Prisioneros

A principios de los ochenta, muchos clientes de Fusión preguntaban por material de rock chileno, pero Fonseca se veía obligado a responder que no existía. Esa inquietud lo llevó a sondear el medio en busca de nuevas bandas a través de la radio Beethoven. Así, un día recibió un cassette grabado en forma artesanal de parte de un ex compañero suyo de Licenciatura en Música en la Universidad de Chile: un trío de San Miguel que se hacía llamar Los Prisioneros.

Pronto se vio organizando sus conciertos, comprándoles instrumentos en una tienda vecina al Drugstore e incorporando a Jorge González y Miguel Tapia como vendedores de su tienda, en la que estuvieron entre 1983 y 1985. Se había convertido en manager.

Los excelentes resultados obtenidos derivaron en una especie de boom de la música nacional y, a comienzos del 84, Fonseca creó la productora Fusión, que también funcionaba en el local de la disquería. A través de ella se editó el primer álbum de Los Prisioneros, La voz de los 80 (1984), además de los trabajos de agrupaciones como Aparato Raro y Emociones Clandestinas. Y, simultáneamente, manejaba a artistas como Paraíso Perdido, Nadie y Pablo Herrera.

Esta doble labor prosiguió en los años siguientes con la edición del disco Desiertos (1989) de La Ley (el primero con Beto Cuevas en la voz), así como también con Los Morton y la carrera solista de Jorge González. Hacia fines de los noventa, Fonseca retomó esa tarea, editando bajo etiqueta Fusión los discos de Elso Tumbay, Santos Dumont y el compilatorio Rock Delfín del Mundo (1999).

"Los Prisioneros y La Ley fue lo más fuerte que generó Fusión, a través de inversión, apoyo y trabajo. Así se le dio una historia al rock chileno, o al menos un punto de partida", dice Fonseca. Y agrega que "Fusión cumplió un rol más allá de vender discos. Yo creo que la época fuerte fue cuando se juntó una mezcla bien interesante: traíamos primero que nadie la música que se escuchaba acá y, por otra parte, producíamos buena parte del rock chileno. En esos días la disquería era un centro de músicos chilenos y extranjeros, de gente que le gustaba la música, y había una participación social que iba más allá del rol de una disquería."

Esa edad de oro se extendió hasta 1993, cuando sus ventas comenzaron a disminuir paulatinamente, producto de un cambio en las condiciones del mercado. Hace un año intentaron bajar los costos disminuyendo el tamaño del local. Pero no fue suficiente. "La industria del disco ha cambiado con el tema de internet y eso nos afectó, porque el público objetivo de Fusión es el que tiene internet y muchos clientes se dedicaron a comprar por esa vía. También influyó la apertura de los sellos discográficos a traer más música importada, lo que hizo que locales como la Feria del Disco de repente comenzaran a tener los discos top. Ahí tuvimos que competir con quienes podían ofrecer mejores precios y como negocio esto se empezó a desvirtuar", resume Fonseca. "Fusión nunca pidió un préstamo ni se endeudó, y siempre tuvimos como principio pagar todo en la fecha. Cuando nos empezamos a atrasar en los pagos, nos aburrimos y cerramos."

Hoy, Fusión ya empieza a ser solo parte del recuerdo. Imborrable para quienes se nutrieron de su vanguardismo, e imborrable también en la historia reciente de la música chilena. O como dice Carlos Fonseca: "Fusión fue un sueño que duró veinte años".

Fernando Mujica

(director artístico revista Extravaganza! www.extravaganza.cl)
"El mercado esta súper dificil por varias razones. Una es la situación económica. Dos, que hay más medios para conseguir música gratis o a muy bajo precio (piratería, napster). Tres, la proliferación de tiendas en Providencia: en 4 o 5 cuadras deben haber unas 20 disquerías, muchas de ellas especializadas, por lo que Fusión fue perdiendo público. Se fue quedando con su público antiguo."

"La época de esplendor para mí fue entre los años 90 y 94. Creo que fue una plaza importante adonde llegó música interesante. Hay hartas bandas que se conocieron a través de la prensa extranjera y que solamente se podían encontrar ahí el año 90: Janes Adiction, Red Hot Chili Peppers, Faith No More...

Entre el 90 y el 93, Fusión fue la disquería que supo traer la música que había que traer."

Claudio Narea

(Ex integrante de Los Prisioneros)

"Fusión debe haber desaparecido por varias razones, pero sobre todo por la baja venta de discos, que pasa por todos. Todos somos responsables. Además, Carlos Fonseca ya no trabajaba. El era el alma de Fusión y creo que también su creador. Aunque también está el tema de la piratería y la venta de discos por internet."

"Nosotros (Los Prisioneros) vivíamos pendientes de lo que pasaba en Fusión. Hacíamos los demos ahí. Era el lugar donde pasaban las cosas, era como nuestro segundo hogar. Nos íbamos del colegio a Fusión."

"Como comprador, mi período fuerte fue entre el 83 y el 90, después compré discos esporádicamente."

Cristián Rodríguez

(Label Manager anglo sello EMI)
"En gran medida se acabó por la oferta de otros distribuidores, que limitó la oferta de Fusión, que era la importación directa de material difícil de obtener. Un catálogo amplio que no existía antes en las tiendas y que después fue absorbido por otras disquerías más grandes y finalmente por internet. Ya no tenía sentido ir al Drugstore a comprar discos que podías obtener de otras maneras."

"Hasta hace 3 años, era la tienda de discos más importante de Chile y fue gravitante porque de alguna manera lo que hizo fue actualizar a mucha gente que se sentía encapsulada. Expandió las fronteras, te dio la oportunidad de armar una colección multiestilística. Era un espacio de convergencia de diferentes corrientes. El catálogo clásico de Fusión era impresionante. Fonseca era muy delicado al seleccionar."

"Trabajé cinco años, como del 88 al 92. Era mi primer trabajo y fue súper ocasional, pero a mí me encantaba. Para la Pascua llegaba mucha gente a pedir trabajar en Fusión solo por la experiencia, no importaba si les pagaban o no. Era demasiado entretenido. Creo que el único error fue nunca haber buscado diversificarse en téminos de perfil de la tienda."

Pamela Olavarría




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Tapia y González trabajaron en Fusión entre 1983 y 1985. Narea solo compró. Abajo, Carlos Fonseca, las orejas detrás de la tienda.
Tapia y González trabajaron en Fusión entre 1983 y 1985. Narea solo compró. Abajo, Carlos Fonseca, las orejas detrás de la tienda.
Foto:G. López


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales