VIDA SOCIAL

Domingo 25 de Septiembre de 2011

 
Anita Lizana, figura chilena del tenis internacional

Francisca Carreño Resulta pertinente, a sólo semanas de finalizado el último torneo del Grand Slam - el Abierto de Estados Unidos-, recordar a Anita Lizana, la única chilena que ganó este campeonato en 1937. La tenista chilena fue la primera latinoamericana en conquistar uno de los grandes torneos, pero además se transformó en la primera latina en llegar al número uno del ranking femenino de tenis.

La "Ratita", como era cariñosamente llamada debido a su baja estatura, nació en Santiago de Chile el 15 de noviembre de 1915. Perteneciente a una familia dedicada al tenis, comenzó a practicar este deporte a los 6 años, bajo la atenta mirada de su tío, el tenista Aurelio Lizana, y su padre, Roberto Lizana. Este último era profesor de tenis y administrador de la cancha de los alemanes ubicada en la Quinta Normal, el Club Tennis Riege des Deutschen Turvereins, lugar donde también residía junto a su familia. Anita ganó su primer torneo a los 11 años, y entre 1930 y 1934 se coronó como campeona de Chile. En 1935, a través de una colecta, se reunió el dinero suficiente para costear su viaje a Europa donde daría inicio a su carrera internacional.

Ese mismo año llegó a jugar en Wimbledon y Roland Garros, mientras que al año siguiente accedería a cuartos de final del torneo inglés. Sin duda su mejor año sería en 1937, al ganar el torneo de Forest Hills en Estados Unidos, con lo cual alcanzó el primer lugar del ranking femenino mundial (en esos años los rankings no eran oficiales, sino realizados por periodistas de revistas especializadas). Tras esta hazaña, Anita se alejó de las canchas después de contraer matrimonio en 1938 con el aficionado al tenis, Ronald Ellis. Radicada en Dundee, Escocia, tuvo tres hijas: Ruth, Carol y Carmen. Sólo volvió a las canchas en 1946 en Wimbledon, participando en torneos locales e incluso coronándose como campeona de Escocia. Falleció en 1994, en Inglaterra, a la edad de 78 años.

Wimbledon (1937): En la catedral del Tenis.Anita jugó en cuatro oportunidades en el césped de Wimbledon. La primera vez, en 1935, alcanzó la tercera ronda. El año siguiente llegó a los cuartos de final, accediendo a la misma instancia en 1937. Tras la Segunda Guerra Mundial y el nacimiento de sus hijas, Anita vuelve a jugar en Wimbledon en 1946.Anita y sureconocimientopresidencial.Al igual que los deportistas de hoy, Anita Lizana fue recibida en La Moneda por el Presidente Alessandri.En Forest Hills, Estados Unidos.El mejor año de Anita será 1937. En septiembre, gana el torneo de Estados Unidos en Forest Hills, el que con los años será conocido como el Abierto de Estados Unidos. En una jornada épica, en la cual Anita sufrió un desmayo tras el esfuerzo, la chilena venció a la tenista polaca Jadwiga Jedrzejewska, por el marcador de 6-4 y 6-2.Cerrillos recibe a la campeona en noviembre de 1937.Tras su triunfo en Estados Unidos, la "Ratita" visitó Chile en octubre de 1937. Posteriormente, la tenista volvió muy pocas veces al país. En 1966 vino en una visita oficial invitada por el presidente Eduardo Frei Montalva, a jugar un campeonato sudamericano disputado en el Estadio Español. Sus siguientes visitas fueron familiares.Valparaíso le hace un gran homenaje.En la visita a la Quinta Región, Anita fue agasajada con un almuerzo en el Cap Ducal, y posteriormente se realizó un homenaje en el Estadio Municipal de Valparaíso.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
En La Moneda, junto al Presidente Arturo Alessandri y la Presidenta de la Asociación de Básquetbol Femenino.
En La Moneda, junto al Presidente Arturo Alessandri y la Presidenta de la Asociación de Básquetbol Femenino.


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales