REVISTA DEL CAMPO

Lunes 14 de Abril de 2014

 
Juan Carlos Loaiza y Eduardo Tamayo, unos maestros

En una medialuna Monumental llena hasta las banderas, los jinetes de Santa Isabel hicieron lo increíble: el noveno título nacional de Loaiza y el séptimo de Tamayo.  
Miguel Angel Moya Badilla Hace dos años habían sido Campeones de Chile en Alabanza y Cantora, con 37 puntos. En esa oportunidad ya habían hecho historia: con ese triunfo Juan Carlos Loaiza alcanzaba su octavo título y Eduardo Tamayo el sexto. El 2013 no pudieron repetirlo, ante los buenos resultados del criadero Peleco, con Gustavo Valdebenito y Luis Fernando Corvalán en Compadre y Quitralco, quienes se adueñaron del 65° Campeonato Nacional de Rodeo.

Llegó entonces este Nacional 2014. Si bien el Santa Isabel clasificó dos colleras de yeguas: Dulzura-Delicada y Cantora-Guardilla, los santaisabelinos no aparecían como los máximos favoritos, aunque tampoco se les descartaba de antemano. Y lo consiguieron: el noveno título para Loaiza y el séptimo para Tamayo.

Empezaron de menos a más, buscando más que nada cuidar las yeguas para que duraran en el tiempo. Sin embargo, pero ya en la serie Yeguas clasificaron a Cantora y Guardilla al ocupar el tercer lugar con 24 unidades. El día sábado completaron la primera parte de la tarea, al ganar la Primera Serie Libre A en Dulzura y Delicada (gestadas por transferencia de embriones), con 28 unidades.

Entonces no quedaba más que esperar al domingo y a la gran final. Y la cosa no se veía venir fácil. Pero como varios expertos en el tema y asiduos concurrentes a la Medialuna Nacional han dicho, cuando los del Santa Isabel se sueltan no hay cómo pararlos.

Y así fue. Ya en el terreno de las definiciones, donde se prueban los grandes, Juan Carlos Loaiza y Eduardo Tamayo iniciaron su avance incontenible.

Partieron con una carrera de 11 puntos, continuaron con una de 7. A esas alturas nadie podía decir nada. Valdebenito y Corvalán también estaban dando una dura pelea. Llegó entonces el tercer animal. Loaiza y Tamayo hicieron una carrera perfecta de 13 puntos, y cerraron con una de 7 unidades, suficientes para completar 38 puntos y alcanzar la gloria corralera, convirtiéndose ya en una verdadera leyenda del Rodeo Nacional.

Luego vino toda la euforia que acompaña a las Finales, con esa Cuarta Carrera para recibir el aplauso de los asistentes, el paseo con la Reina del Rodeo, escoltados por los jinetes del criadero Peleco, Gustavo Valdebenito y Luis Fernando Corvalán que consiguieron el Vicecampeonato al sumar 35 unidades en Compadre y Quitralco y por los sorprendentes Fernando Alcalde (debutante en estas lides) y José Fernando Quezada, quienes quedaron en Tercer Lugar, con 30 puntos en Maitencillo y Precio Mío.

De menos a más

La noche caía en Rancagua, adueñándose las sombras de un recinto que comenzaba a quedar silencioso y vacío. A pesar del frío, Juan Carlos Loaiza MacLeod hablaba por celular y recibía la centésima felicitación. Era inevitable recordarle cuando dijo, después de clasificar a las colleras, que querían ir de menos a más.

"Efectivamente, las yeguas fueron de menos a más y la verdad es que queríamos que las yeguas nos duraran en el tiempo. Pero nos sorprendieron, respondieron muy bien; tuvimos unos toros muy cooperadores, pero la verdad que las manquitas se las mandaron y nos dejaron muy contentos", comenta sonriendo.

Algo parecido ocurrió hace dos años, cuando también pensaron que la Alabanza y la Cantora estaban todavía muy nuevas para pelear por un título nacional.

"Claro, exactamente, pasó casi lo mismo. Pero ahora tiene mayor valor, creo yo, porque las dos son hijas del Talento, que usted sabe se murió hace poco tiempo, así que un tributo para el manco viejo".

También le es inevitable revivir la serie Campeones. "Como conversamos al principio, fueron las yeguas de menos a más, no andábamos muy cómodos, no nos salían las cosas, pero la fe nunca se pierde, hasta el final. Y tuvimos la suerte que los cuatro novillos del Champion nos cooperaron mucho, salvo uno que se hizo una zancadilla, pero gracias a Dios no influyó".

Sobre lo que fue esa disputa por el título con los jinetes del criadero Peleco, Gustavo Valdebenito y Luis Fernando Corvalán, que estaban defendiendo su título de excelente manera, reconoce que fue dura.

"Sin duda, íbamos palo a palo; ellos jinetes extraordinarios y caballos también excepcionales; así que a cualquiera le podía tocar. Había que tener más suerte que los demás y nosotros la tuvimos", expresó, para luego ir rumbeando con su familia hacia la primera celebración.

"Es un lujo correr con Juan Carlos Loaiza"

Eduardo Tamayo Órdenes (64 años), quien prefiere demostrar en la cancha lo que sabe hacer, igual se dio tiempo para responder las consultas sobre esta sexta ocasión en que corriendo con Juan Carlos Loaiza (59 años) conquistó un nuevo Campeonato Nacional de Rodeo. Para Tamayo es su séptima corona, alcanzando en este ranking a Ramón Cardemil Moraga.

"Es algo increíble ganar acá, estamos muy felices por esto", fue lo primero que dijo. Luego agregó: "Da miedo tantos premios que recibimos, pero lo importante es que el público nos quiere y nos apoya".

Y refiriéndose a su complementación con Juan Carlos Loaiza, un claro reflejo de los resultados que muestran con seis títulos, tras el triunfo, reconoció que el futuro se viene muy duro. "Va a ser muy difícil revalidar el título, hay muy buenos rivales. Ojalá podamos correr muchos años más, es un lujo correr con Juan Carlos. Mientras pueda, seguiré corriendo".

También tuvo palabras para la Dulzura y la Delicada, las hijas de Talento (tres veces Campeón de Chile): "Siento mucha felicidad, estamos muy contentos por el triunfo, por las yeguas, que se portaron muy bien. Pura felicidad nada más. Es segunda temporada que corren y ya están respondiendo. Nosotros pensábamos que en la próxima iban a estar buenas, pero nos sorprendieron un poco".

Cuando la medialuna terminó de vaciarse, Tamayo y Loaiza, partieron a descansar, aunque en la semana siguieron los festejos. El primero se dio el pasado lunes en casa de Eduardo Tamayo, allí en La Compañía, Graneros. El primer festejo de la dupla más ganadora de todos los tiempos y que, al parecer, les queda cuerda para rato.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales