DEPORTES

Lunes 15 de Noviembre de 2004

MIGUEL PONCE:
El Chueco habla cruzado

El defensor explica sus negocios fallidos y futuros, analiza su probable salida del primer equipo de la UC y entrega particulares puntos de vista sobre el club al que llegó a los 12 años.

RODRIGO GARCÉS H.

Hay dos cosas que el "Chueco" Miguel Ponce lee religiosamente a diario. Los suplementos de deportes y los de economía y negocios. El lateral izquierdo de la UC se declara "metido" en el mundo empresarial y admite que ha tenido, hasta el momento, tres intentos fallidos de incorporarse al mundo de los business men.

"El primero fue con la sociedad que armamos con mi amigo Cristián Ogalde, el Lalo Peña, Ronald Fuentes y que pretendía representar jugadores (en "Sportconsulting Chile" también estaban el director de televisión Gonzalo Wood). Pero se perdió una plata y nació la desconfianza. En todo caso, nosotros sólo representábamos a un jugador (Mario Núñez), no éramos dueños de su pase. Yo estaba ahí porque además de poner capital era el que conocía el medio.

"El segundo fue una sociedad que armamos con el Piri (Nelson Parraguez) y Ronald. Era para instalar centros médicos en unos supermercados. La idea tenía números extraordinarios. Había otros socios, pero no prosperó. Faltaron unos contratos con la gente que se haría cargo de estas consultas, nos pilló el tiempo y quedó en el camino.

"Del tercero me retiré hace dos meses porque mis socios tomaron decisiones sin consultarme. Eso sigue funcionando, pero sin mí. Era sobre la exportación de unos encendedores plásticos y de otros artículos de librería. Creo que le está yendo bien.

"Se puede decir que mi cuarto negocio, en el que estoy ahora, es el primero en el que me está yendo bien. Estoy feliz con la escuela de fútbol de la Católica en Huechuraba. Tenemos a siete profesores y me alegra poder dar trabajo a gente de fútbol".

Ponce cree que el mundo del fútbol "externo al profesional" es un negocio más que rentable. "Siempre digo que el fútbol profesional es el que ha crecido menos en comparación a la cantidad de ligas universitarias, de amigos, de colegios... es un pena, pero es así. Ese es un campo en el que me quiero meter, es un mercado increíblemente potente, hay muchas cosas que se pueden hacer. Con Cristián (Ogalde), que está en España, siempre lo hablamos".

La continuidad

Pero es en el fútbol profesional donde está el "Chueco" ahora. En la precordillera, en el club donde llegó a los 12 años. A fin de temporada termina su contrato, y no son pocos los que creen que Ponce no seguirá.

- ¿Cómo ve la cosa?

"Se ve complicado, porque uno va terminando etapas, los ciclos se acaban, y hay una cosa de competitividad en los equipos grandes que se hace latente, se hace más difícil jugar y no aportar, sobre todo cuando se compite con jóvenes".

- ¿Es usted más cruzado que azul?

"Soy una agradecido de Católica, pero en la U pasé años maravillosos. Pero me cuesta y tengo que reconocer que aún no puedo ir a ver un partido de la U. Todavía me cuesta, estuve cuatro años, con Copas Libertadores, cosas que uno extraña. Nadie me echó, pero para no volver atrás hay que dar vuelta la hoja no más".

- ¿Por qué cree que la gente que se va de Católica, a diferencia de la U o Colo Colo, casi siempre sale hablando mal?

"Es que es un club súper difícil de irse, porque te lo da todo. No voy a juzgar a los que hablaron mal, mi historia es distinta".

- Tanto jugador que va y vuelve a la UC. Es como reconocer decisiones equivocadas.

"Aquí hay procesos. En todo caso, nos gustaría que hubiera un proceso más largo donde no sea tan ocasional la gente que esté a cargo del primer equipo, que haya una observación y que confiaran en tu capacidad. Me tocó épocas de cambio, en la que dijeron voy a optar por otro y no confiando en lo que hiciste en las inferiores o en lo que hiciste cuando debutaste. Empiezan a primar esas cosas. El proceso de tener a una persona no ha sido tan concreto en Universidad Católica. Ahora, no hay que obviar que cuando se fue uno, se quedó otro. Conmigo se equivocaron, el tiempo lo dijo, tuvieron que contratarme de nuevo. Hubo algunos que se fueron, rindieron y nadie habla de ellos. Pato Galaz, Lucho Díaz, Humberto Suazo...".

- ¿Se siente más pasión en otros equipos grandes que en Católica?

"La pasión, el hincha de la UC no la manifiesta de la manera en que uno quisiera. Me gustaría que cuando uno fuera 3-0 arriba, no te gritaran garabatos por una mala jugada. Debería ser más aliento que crítica, como en el enfoque que le dan en la U".

- ¿Y los jugadores?

"Católica no es un club fácil para sentir la camiseta. Estás en un club donde las circunstancias te llevan a ser profesional. No es como es la pasión del fútbol, del abrazo, de un montón de cosas, de sentirte apoyado. Aquí lo tienes todo, te cumplen todo, pero el fútbol es de sensaciones, de pasiones".

- ¿Y acá lo sienten poco?

"No... es que uno no lo siente. Cuesta que se manifieste. Todos tienen la intención, pero el fútbol es de la pichanga, de la relación, todos son amigos. En otros equipos las barreras se pasan y todos son un grupo de amigos, y acá cuesta porque las circunstancias son distinta. Los dirigentes son gente que tiene otras responsabilidades y no se dedica cien por ciento al fútbol. Tú te sientes apoyado cuando te pagan y tienes todo, pero el fútbol tiene otras cosas y la gente que viene al club le cuesta sentirlo".

- ¿Hay lejanía con los dirigentes?

"No, no es lejanía, porque en los partidos siempre están, pero es difícil que pasen las barreras de que tú eres jefe y tú, jugador. Acá hay un respeto por todo y eso impide que se rompan esas barreras y que impide que la gente que llega se sienta más cerca de Católica. Yo creo que igual nos enfocamos en lo que es esta sociedad y por ahí va la cosa".

- ¿La Católica es un club atípico?

"No debería serlo, los clubes debieran ser todos así. Con canchas verdes y todo para entrenar. Lo atípico es lo que falta, es el plus lo que falta. Es como extraño. Con el tiempo te das cuenta de que te pagan por hacer tu trabajo, más allá de que te quieran o no te quieran".

- Quizás eso mismo hace que los jugadores cumplan con su responsabilidad y listo.

"Exacto".

- Y quizás por eso sienten menos pasión.

"No es que no tengan pasión, es que lo hacen sentir distinto. Cuando logras entender eso, pasas esa barrera".

"La pasión, el hincha de la UC no la manifiesta como uno quisiera. Me gustaría que cuando uno fuera 3-0 arriba, no te gritaran garabatos por una mala jugada. Debería ser más aliento que crítica, como en el enfoque que le dan en la U".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales