VIVIENDA Y DECORACIÓN

Sábado 25 de Julio de 2015

 
Sello de un metódico

El mexicano Manuel Cervantes Céspedes es la cabeza de CC Arquitectos y con 38 años cumplidos tiene ya muy claro cómo tiene que ser su arquitectura. Responsable con su entorno, honesta en su estructura, sin adornos inútiles y, sobre todo, muy funcional. Gracias a ese orden y objetivo claro ha ejecutado obras impecables que están dejando huella.  
Desde Ciudad de México. Texto, María Cecilia de Frutos D. Fotografías, Rafael Gamo, gentileza CC Arquitectos. Ordenado, prolijo y meticuloso. Basta con entrar a su oficina para hacerse una idea de cómo es el trabajo del arquitecto mexicano Manuel Cervantes Céspedes. Las maquetas en cajas de acrílico que dan la bienvenida, el librero impecable que tiene detrás de su escritorio, el silencio en el que están los 15 profesionales que lo acompañan. Al mirar en sus libretas aparecen además los croquis de cada una de sus obras, muestra de su talento para el dibujo y de la pulcritud de sus proyectos, desde el papel hasta que se hacen realidad.

A la cabeza de la firma CC Arquitectos desde hace 10 años, a sus 38 Manuel no quiere hacerla crecer, todavía. Funciona a la perfección en un discreto espacio en la elegante colonia Lomas de Chapultepec, en Ciudad de México; a minutos de su departamento en Polanco, al que va y vuelve caminando. "He tratado o más bien he planeado mi vida alrededor de eso. Creo que el mayor lastre que puede tener una persona en una ciudad es el transporte, la pérdida de tiempo, de dinero, el estrés que genera, entonces desde muy joven sabía dónde quería vivir y qué tenía que hacer para lograrlo. No por un tema económico, sino por ubicación y servicios. Ya no existen ciudades grandes gratas para vivir -agrega Cervantes-. Las principales son invivibles en temas de transporte. El futuro no son los países, son las ciudades, y ellas están constituidas casi de la misma forma en todos lados".

Cervantes estudió en la Universidad de Anáhuac del Norte (2004) y a los dos años de titularse abrió su oficina, sin horario ni fines de semana. Sus encargos han venido desde distintos ámbitos y han sido variados en escala: responsable de tres Centros de Transferencia Modal (Cetram), de casas de campo y playa, de oficinas, y cada vez que lo ha necesitado se ha unido a Javier Sánchez para trabajar asociados en proyectos grandes.

¿Cómo ves la arquitectura mexicana de la última década?

-Siempre ha tenido muy buena calidad, ha habido excelentes y pésimos ejemplos, pero lo bueno ha sido admirable. En los últimos 15 años surgieron dos tendencias en México, una con la cual no comulgo mucho que es la que se ha homologado con la tendencia internacional, que es hacer una arquitectura muy vanguardista, con economías muy elevadas; y otra que retoma cierta ideología más racional, más adecuada a los presupuestos, a la sociedad y a las ciudades que tenemos. No conozco Chile, sí su arquitectura por libros, y me imagino que allá es igual, que hay bandazos de arquitectura que pareciera que puedes estar en Berlín, y tienes otras obras que no se ven tanto en las revistas de arquitectura, abocadas a presupuestos menos ostentosos, y ahí es donde yo, en los últimos 7 años, he querido indagar.

Al hacer obra pública ha sido racional y consciente de dónde se encuentra. Con recursos y mano de obra limitados, entendiendo que los proyectos deben defenderse solos en la obra, "que no tengan elementos cuestionables, ajustables, etcétera, porque lo que está pasando en México es que los grandes proyectos que han seguido tendencias más vanguardistas han sufrido las consecuencias de que en obra les recortan, les quitan, les ponen, les mueven, y ahí están en un estado paupérrimo. Si ya sabemos que eso pasa, hay que concebirlos de una manera mucho más eficiente".

El mismo lenguaje, razonamiento y exploración usa en cada proyecto, sin importar el presupuesto. Evita los revestimientos y trata de mostrar la estructura, para "verla y celebrarla". "Como oficina nos hemos vuelto enemigos del revestimiento, mi ideología pretende no depender de esos materiales, porque son los mismos que pueden destruir el proyecto. Esto te obliga a diseñar una estructura más estética, como siempre ha sido. Hubo un momento en que la arquitectura se volvió más revestida y más complicada, porque quizás la estructura se volvió más perezosa", afirma Cervantes.

Es tan crítico de lo que a veces pasa en su país y ciudad -la que le fascina sobre todo por su gente- como de lo que ocurre afuera. Para él la arquitectura deber ser más una herramienta que una expresión, con la responsabilidad de, además, estar trabajando con la ciudad y presupuestos públicos.

-Hubo una época en que se podía construir arquitectura monumental, como el Museo Nacional de Antropología -década de 1960-, pero en el mundo entero esto se está erradicando. Aun así, fui recién a París a ver el nuevo museo de Frank Gehry, y es infame que todavía haya gente que haga eso, es un desperdicio de todo. Son unos pasteles que no sirven de nada, que no le ayudan a nadie, solo Louis Vuitton puede hoy en día mandar a hacer esas tonterías... es la banalidad total, no sirve de nada. Existen arquitectos que me parecen mucho más inteligentes como Herzog & de Meuron, que van a Suiza y hacen una cosa espectacular, luego van a Brasil y se adecuan y hacen una arquitectura maravillosa que tiene que ver con la economía brasileña; eso para mí tiene mucho valor, no es una crítica al arquitecto sino a la estrategia que usa. Hay gente que siempre usa la misma y es estéril, inútil y totalmente banal. Sus clientes no hacen nada más que alimentar el ego de ese arquitecto.

Con más de 20 distinciones -Premio Luis Barragán a la Trayectoria, Voz Emergente del Architectural League of New York; primer premio en la categoría de diseño arquitectónico en la XIX Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito-BAQ 2014, entre muchas otras- su arquitectura joven está dejando huella en México, y hace unos meses también incursionó en una importante obra de restauración patrimonial en el centro histórico: "Ojalá sea la primera de varias", dice.(www.ccarquitectos.com.mx)

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p><b> me veo haciendo lo mismo, con una oficina igual de chica para tener contacto directo con proyectos y clientes", dice Cervantes.

" >

"EN EL FUTURO me veo haciendo lo mismo, con una oficina igual de chica para tener contacto directo con proyectos y clientes", dice Cervantes.




[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales