NACIONAL

Viernes 6 de Febrero de 2009

Comerciante se dio por desaparecido en el Estadio Nacional, pero está enterrado en Talcahuano:
Historia de falso desaparecido complica a agrupaciones de DD.DD.

Gustavo Soto Peredo murió en agosto de 1973. Su cuñada inventó una historia para recibir beneficios.

G. CALABRANO, F. ÁLVAREZ Y C. CARO

La revelación de la familia de Gustavo Edmundo Soto Peredo, quien en el Informe Rettig figura como detenido desaparecido, respecto de que éste falleció en agosto de 1973 y que los datos de su muerte fueron falseados por su cuñada para recibir beneficios estatales, remeció ayer a la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), quienes consideraban su caso como uno de los más "firmes" entre los cuestionados las últimas semanas.

Personeros de la misma agrupación reconocieron ayer que la denuncia los complica, ya que el caso estaba ampliamente documentado en el Informe Rettig e incluso habría personas que declararon haber compartido con él durante su presunta detención en el Estadio Nacional.

Sin embargo, que ello haya ocurrido es imposible. A la fecha en que el mismo informe asegura que fue detenido por efectivos militares en su taller de calzado -en Sierra Bella con Franklin-, el 13 de septiembre de 1973, para luego ser llevado al Estadio Nacional, Soto Peredo llevaba 27 días fallecido.

Así lo aseguraron ayer sus familiares en Talcahuano, quienes revelaron que Gustavo Soto murió el 18 de agosto de 1973, apuñalado durante una riña en una bodega de la población Libertad de Talcahuano. Así consta también en su certificado de defunción, y la misma fecha se encuentra plasmada en su tumba, en el Cementerio Nº 2 de Talcahuano.

Aunque en el Informe Rettig Soto Peredo figura como dirigente poblacional y miembro del Partido Comunista, uno de sus seis hijos, Rosendo Soto Salfate, negó que tuviera esa militancia.

"Todo es mentira"

La esposa de Soto Salfate, Dedorisa Lillo, aseguró ayer en Talcahuano que todo el caso de Soto Peredo es un fraude montado por la ex cuñada del fallecido, María Cabrera, quien se hizo pasar por su cónyuge y lo inscribió como detenido desaparecido, alterando documentos y tramitando su acreditación para obtener los beneficios del INP.

"Ella hizo todo el trámite, dijo que él era un zapatero, que trabajaba en Santiago, y que lo detuvieron en una zapatería. Todo es mentira. Él nunca estuvo en Santiago en esa fecha, él vivía en Talcahuano", asegura Lillo.

"Hace cinco años, una prima de mi marido nos avisó del fraude. Mi suegro figuraba en el cementerio general de Santiago como detenido desaparecido, muerto el 16 de septiembre de 1973, cuando está enterrado en el cementerio de Talcahuano", agrega la mujer.

En Santiago comprobaron que María Cabrera Silva, ya fallecida, inscribió a Soto Peredo como detenido desaparecido, alegando ser su cónyuge.

"Ella pone hasta la mamá del finado como testigo que va con ella al estadio, y la señora estaba muerta a esa fecha", dice Lillo. Agrega que nunca denunciaron el fraude por temor a perjudicar a la familia. Tras la muerte de Cabrera, los beneficios se traspasaron a sus dos hijas, residentes en Valparaíso. La mujer también habría inscrito como desaparecido a su hijo Rubén Soto Cabrera, quien según la familia nunca tuvo esa calidad.



Karla Rubilar: "Entregué los antecedentes al ministro Carlos Gajardo"

"Éste es un caso que me llegó y que a mediados de semana entregué sus antecedentes al ministro Carlos Gajardo", señaló ayer la diputada Karla Rubilar al referirse al último detenido desaparecido que resultó ser falso. Se trata de Gustavo Edmundo Soto Peredo, quien según se consigna en el informe Rettig fue un dirigente poblacional militante comunista, detenido el 13 de septiembre de 1973 y desaparecido tres días después. La parlamentaria a su vez solicitó al juez indagar sobre la veracidad de los antecedentes del hijo de Soto Peredo, Rubén Soto Cabrera, quien según los datos del informe Rettig también fue víctima de agentes del Estado.

Rubilar perdió la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara, tras una censura de diputados oficialistas. Ello, luego de que la parlamentaria señalara que había entregado a La Moneda denuncias sobre falsos detenidos desaparecidos que el gobierno desestimó.

Millas fue sepultado sin ubicar a familia

LAJA.- Sin mayor pompa fue sepultado el 19 de marzo de 1982 en el cementerio de esta ciudad de la VIII Región, Pedro Gonzalo Millas Márquez (36), el falso detenido desaparecido de Lautaro, IX Región, quien murió por politraumatismo al caer desde un tren el 17 de ese mes, en Laja. Pese a que consta en los libros del camposanto que fue enterrado en el patio 4 -actual patio 1- no hay señas de su tumba, ya que en el área hay una veintena de sepulturas abandonadas.

Según el expediente judicial, se presume su muerte accidental, debido a que a dos metros de su cuerpo se halló una pisadera metálica de un vagón que se había quebrado recientemente. El caso se sobreseyó el 23 de junio de 1982, porque "no se desprenden presunciones de que el asunto investigado se deba a la acción de un hecho punible", resolvió el juez Lupercio Fuentes.

La defunción fue inscrita en el Registro Civil, el día 19 de marzo, por María de las Mercedes Díaz, asistente social del hospital local. Ella actuó por orden del tribunal, al no ubicarse a familiares, pues a esa fecha no había más datos que el carné hallado entre las ropas de la víctima. Ningún familiar reclamó el cuerpo.

1 semana
se dio el Gobierno para investigar el caso.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Gustavo Edmundo Soto Peredo.
Gustavo Edmundo Soto Peredo.


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales