VIDACTUAL

Sábado 27 de Junio de 2015

 
Se busca un rostro para masificar la ciencia en Chile: trascendencia garantizada

El doctor en Física Andrés Gomberoff y dos realizadores de programas científicos, Gonzalo Argandoña y Cristián Campos-Melo, abordan el desafío de llevar la ciencia a las grandes audiencias. Todos coinciden en que la fuerza del tema y su belleza son tan fascinantes que por sí mismo merece un espacio más visible que el actual.  
Gabriela Bade M. "Vivimos en una sociedad exquisitamente dependiente de la ciencia y la tecnología, en la cual prácticamente nadie sabe nada acerca de la ciencia o la tecnología". Esto no es noticia y aunque lo dijo Carl Sagan hace años, cabría preguntarse si algo ha cambiado desde la última vez que lo dijo, en 1996, poco antes de morir.

Probablemente no mucho.

¿De quién es la responsabilidad de que así sea? Probablemente de los prejuicios. Los mismos que Sagan, con un pensamiento "exquisitamente" sofisticado y agudo, logró vencer para presentarnos el "Cosmos" con una mirada llena de curiosidad y fascinación.

Al volver a escucharlo, con ese tono tan lleno de certezas, Sagan parece irreemplazable. Ni siquiera su buen discípulo Neil deGrasse Tyson logró que se desvaneciera la nostalgia que algunos sienten por el maestro en el regreso de Cosmos en 2014.

Lo reconoce Andrés Gomberoff, doctor en física de la Universidad de Chile, columnista y autor del recién editado "Física y berenjenas. La belleza invisible del universo", que compila los artículos en que la ciencia es la protagonista de una serie de historias cotidianas. "Neil deGrasse Tyson es un gran divulgador. La primera vez que lo vi me pareció, no sé... es que tengo nostalgia por Carl Sagan y tiendo a encontrarlo mejor. Carl Sagan me cambió la vida".

Sagan es, por lejos, un inspirador para Gomberoff, quien es uno de los científicos chilenos comprometidos con la divulgación. Cuestión no tan tradicional en esta comunidad que tiende a trabajar puertas adentro, algo lejos de la comunidad.

"Es incluso es un poco de ética, porque a nosotros como científicos nos financia de manera fundamental la sociedad a través de sus impuestos y del financiamiento que nos llega por las agencias estatales. Por lo tanto, es una responsabilidad de nosotros el mostrarle a la gente lo que estamos haciendo, porque al final trabajamos para la sociedad. Se hace poco, pero soy un optimista. De repente alguien va a romper esta inercia", dice.

El próximo Hernán Olguín

Como activista de la ciencia, que es como se declara Gomberoff, este físico está trabajando con una productora en la idea de romper esa inercia y llegar algún día con un programa que vuelva a poner a la ciencia en televisión abierta y en horario estelar. "Quiero ser parte de un proyecto que sea interesante para la gente, los niños, y que lo vean a una hora cómoda y porque lo quieren ver. Y que compita con cualquiera, en su propio mérito, sin empujones de ningún tipo. Creo en eso porque te garantizo que, como a las berenjenas que a nadie le gustan, pero son maravillosas si se cocinan bien, un programa de ciencia bien hecho les va a ganar a las teleseries turcas, porque la ciencia es apasionante".

Antes que él, hay dos productoras que hoy se dedican a la realización de programas que se pueden ver en televisión abierta y por cable.

La más antigua: Cábala, firma tras el programa Cazadores de Ciencia y Cambio Global, que emite TVN. Su director, el periodista Gonzalo Argandoña, está de acuerdo en que hace falta un rostro que le devuelva a la ciencia su lugar, como también lo logró en Chile Hernán Olguín, con su programa "Mundo 82" y siguientes.

"El rol que cumplía Hernán Olguín es que era un personaje y en eso estamos al debe. No tenemos un rostro de la ciencia. Tenemos al rostro de Cosmos, también hay algunos rockstars de la ciencia en Europa. A nosotros nos encantaría tomar ese desafío y poder construir un rostro, que pase a ser el hombre de la ciencia, reconocido por las personas", dice Argandoña.

Agrega que quienes han ocupado algún rol en algún momento han sido los veterinarios y "años atrás estuvo Eric Goles. Pero desde entonces no ha pasado mucho más al respecto".

Mientras macera esa idea, Argandoña da la pelea, manteniendo vivos sus proyectos, con fondos públicos, privados y apoyo del canal. "Vimos que había una suerte de necesidad en espacios no cubiertos y de a poco hemos ido ocupando ese espacio y logrando una cierta regularidad a nivel de serie", advierte.

Pero también se ha abierto caminos en el campo internacional. "La TV japonesa, norteamericana, Discovery, todos ellos hacen coproducciones. A nuestra pequeña escala lo hemos empezado a hacer con la TV pública de Colombia y Uruguay, con el programa 'Hijos de las estrellas'".

El mayor desafío, agrega, "es jugar con las reglas del mundo de la televisión y el concepto de espectáculo. Más allá del financiero, el desafío es narrativo, cómo mostrar esto de manera atractiva para públicos transversales".

Lo que a Argandoña y su equipo los motiva "son las historias y personajes apasionantes, que tienen un impacto en nuestras vidas y en el futuro del país".

La ciencia en terreno

Ese es el mismo caso también de Neurona Group, productora tras el programa "Tecno Ciencia" que emite Canal 13 cable. "Faltan más espacios pero que sean realmente dedicados. Junto con Cábala somos un lunar. No somos representativos de lo que debería ser", dice el periodista Cristián Campos-Melo, también director del programa.

Tecnociencia partió en la radio Cooperativa con Andrea Obaid y fue creciendo hasta tener su formato audiovisual en Canal 13C, convertido en un espacio de turismo científico, cuyo capítulo estreno se emite los miércoles a las 22 horas.

"No estamos inventando la pólvora, pero dentro de otros proyectos similares, estamos creando un lenguaje. No hay que crear una necesidad en la gente para que se interese en ciencia, porque ese interés está. El tema es cómo lo hacemos. Nosotros creemos con pasión que puede haber un renacimiento para la tele si se afirma de este tipo de temáticas", asegura Campos-Melo.

Para este periodista y director, la dificultad, una vez más radica en la forma mucho más que en obstáculos como el financiamiento. "En Chile no hay tantos proyectos de ciencia aplicada. En el fondo, ese es uno de los grandes problemas. Nosotros hacemos dos temporadas por año y hay muchos proyectos que están en carpeta pero no se concretan, porque no se financian o están guardados en un cajón. Cuesta mucho renovarse en términos de temáticas en ese sentido. En términos de financiamiento no diría que tengamos problemas, porque cada vez hay más empresas dispuestas a auspiciar este tipo de espacios, pero falta más apoyo de la televisión abierta, porque estos contenidos no pueden estar relegados a un sector del cable".

Y si el problema no es la plata, ¿qué explicaciones dan en los canales para no llevar estos contenidos a su programación abierta y en horario más estelar? Campos-Melo cree que estos contenidos están asociados a cultura. "Cuesta competir con los realities y nos terminan relegando a una cultura entretenida. Ni pensar en volver a un horario prime de Eric Goles o de Hernán Olguín".

A pesar de ello, en Neuronagroup siguen trabajando en su proyecto, que han construido laboriosamente y a punta también de desarrollar campañas de educación y otros proyectos que les permitan ser una firma conocida en materia de comunicaciones, ciencia y medio ambiente. "Nosotros partimos haciendo notas sobre ciencia, pero el año pasado cambiamos, entendiendo a Chile como un laboratorio científico natural. La ciencia ocurre en terreno. La idea de que el científico trabaja solo en un laboratorio no es real. Trabajan en terreno, a veces en condiciones no muy buenas, se ensucian las manos. Y trabajan con equipos multidisciplinarios. Eso es muy interesante, por eso estamos mostrando a Chile como un lugar de interés para el turismo científico".

¿Llegaremos a ver a un Carl Sagan chileno?

Después de todo, decía el propio Sagan, "cuando estás enamorado, quieres contárselo a todo el mundo. Por eso, la idea de que los científicos no hablen al público de la ciencia, me parece aberrante".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p>Andrés Gomberoff es doctor en Física y autor de " >

Andrés Gomberoff es doctor en Física y autor de "Física y berenjenas. La belleza invisible del universo".


Foto:ALVARO DURAN


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales