Stgo. Bizarro
Sergio Paz
 
Prólogo    (2/2)

Como buen extranjero, Paz es capaz de ver cosas que los locales no ven y, como buen inmigrante, aprecia lo que nosotros somos incapaces de apreciar. Sergio se emociona y fascina con Santiago porque Santiago le dio algo que ninguna otra ciudad del mundo le ha dado: lo convirtió en el gran Sergio Paz de Chile.

Así las cosas, Santiago Bizarro es el libro (¿novela gótica urbana?, ¿crónica de no-ficción con un poco de ficción?) que tenía que escribir. No podía evitarlo, era su destino. Es algo así como el piso que tenía que pagar para continuar su viaje. Además, desde que lo dijo, en una fiesta, quizás, o algo tomado, y por escrito, no sé, ha pasado mucho tiempo. Uno veía a Paz y la pregunta lógica era: ¿Cómo va “Bizarro”?, a lo que él respondía “Puta, muy bizarro”.

Después de años de trabajo, este excéntrico, divertido y energético libro está finalmente listo. Es el primer paso que lleva a Paz desde el ACÁ (el periodismo) hasta el ALLÁ (la literatura). Porque Paz es, ante todo, un escritor, aunque no creo que la ficción sea lo suyo. No lo necesita. Paz transforma todo lo que ve a través de su particular prisma. De una manera casi vampiresca, transforma esa realidad, o a ese otro ser, en algo propio. No lo puede evitar: el mundo se vuelve Paz y los personajes que entrevista se transforman en sus aliados, en sus hermanos, en las huestes que conforman el gran ejército de liberación por la paz.

Al terminar de leer Santiago Bizarro uno se queda con la sensación de que esta ciudad es bizarra pero, ¿de verdad es Santiago? ¿Existe todo esto? ¿O es que Paz se volvió loco? ¿De verdad ha ido a estos sitios? ¿Los vio con sus ojos o los inventó? Dicen que uno ve lo que quiere ver y Paz eligió ver estas cosas en Santiago porque, y aquí viene lo genial y lo más respetable de todo, la insólita y mágica y friqueada ciudad que se articula en estas páginas no es otra que la ciudad que Paz quiere, la ciudad en la que él –y sus lectores- deseamos vivir.

Todos estos sitios existen. Eso no es lo genial del libro. Lo verdaderamente apabullante es que también existen miles de otros que simplemente no alcanzan a iluminar el imaginario de Paz. Así las cosas, y en un abrir y cerrar de ojos, desaparecen. Queda lo raro, lo insólito. Queda lo que le interesa a Paz.

No preguntes lo que tu ciudad puede hacer por ti, pregunta qué puedes hacer por tu ciudad. Paz hizo este libro. Patricio Mekis le regaló a Santiago el Paseo Ahumada y, ahora, Joaquín Lavín hasta construyó una playa. Paz, que no ha sido elegido por nadie y, sin embargo, es quizás una de los pocas personas que de verdad se puede tildar de elegido, le regala a Santiago este libro. Sus habitantes debemos estar agradecidos porque al cerrar Santiago Bizarro de inmediato uno siente que vive en una gran ciudad. Uno siente que aquí se puede ser feliz y divertirse. Que a esta ciudad, y a nosotros, no nos falta tanto. Pedro de Valdivia quizás fundó la ciudad, pero Sergio Paz la hizo bizarra. La historia, es de esperar, no olvidará este suceso.

Alberto Fuguet
Santiago de Chile
Diciembre, 2002

 
 
 
  Términos y Condiciones de la Información
© El Mercurio