Chilenos de raza
Francisco Mouat
 

Notas de prensa    (1/6)

Revista El Sábado (18/9/2004)


"CHILENOS DE RAZA", EL NUEVO LIBRO DE FRANCISCO MOUAT
EL AUTÉNTICO GUATÓN LOYOLA

En la vida real se llamó Eduardo Loyola Pérez. No fue ni estudiante de agronomía ni menos vendedor viajero, como alguna vez se escribió en la prensa. Lo del Guatón Loyola eran los remates y las ferias de ganado, donde pasó buena parte de su vida como martillero público y privado y experto en corretaje de animales. En eso estaba, descansando del trabajo en el casino del rodeo de Parral, cuando una noche de domingo de 1954 le dieron la frisca por botarse a valiente y querer zanjar una discusión a combo limpio.

El Guatón Loyola figura hoy en la Guía de Teléfonos de Santiago con su nombre completo: Eduardo Loyola Pérez. Vivía en la calle Manquehue, en la comuna de Las Condes, entre Apoquindo y Los Militares, en una época en que por ahí estaba lleno de chacras y parcelas y ahora en cambio está el mall Parque Arauco. Si marco el número que aparece en la guía, lo más probable es que me conteste la viuda del Guatón, María Luisa Trivelli, que está vivita y coleando en el mismo departamento en el que residía con Loyola. Antes de hablar con ella y concertar una cita, reviso el archivo de prensa para ver qué se ha publicado del personaje. Las versiones son múltiples.

La más disparatada de todas apareció en la "Revista del Domingo en Viaje" de El Mercurio en 1999, y se trató en rigor de una cuchufleta que algunos vendedores viajeros le metieron al entonces bisoño periodista Juan Pablo Meneses. Estos vendedores tuvieron incluso la desfachatez de entregarle a Meneses una fotografía, la que fue publicada en la revista junto a un recuadro escrito por el incauto reportero que decía, textual:

¿Sabía usted que el Guatón Loyola, el de la cueca, el que recibía los combos en el rodeo de Los Andes, fue un famoso vendedor viajero? Eso es lo que dicen los vendedores viajeros. El tipo de la foto, que vemos durante la gira europea que realizó una delegación de treinta y tres agentes comerciales, en 1968, sería el famoso Guatón.

Miguel Loyola nació en Parral y era vendedor de la zona centro-sur. En sus años mozos se le conocía como "el dueño del tren". "Subía al carro y nos invitaba a todos. Cuando llegaba a un lugar, apenas se bajaba de su carro mandaba a avisarles a todos los vendedores que estuvieran en la ciudad, que él los invitaba a comer a su hotel", dice Bernardo Rivera, director de la Corporación Social de Agentes Comerciales, entidad de beneficencia fundada en 1949.

 
 
  Términos y Condiciones de la Información
© El Mercurio