Chilenos de raza
Francisco Mouat
 
Notas de prensa    (2/6)

El Guatón Loyola era famoso por sus fiestas y su simpatía. Rey de los rodeos, "a veces se quedaba días enteros en la ramada de la medialuna de San Fernando celebrando", dice Emilio Muse. Era la época dorada de los vendedores: cuando tomaban whisky importado, se quedaban en los mejores hoteles y tenían al tren como su segunda casa.

"Él ya había contado lo de la pelea en el rodeo de Los Andes. Un día estábamos con él en una fonda, para el rodeo de Talca, y se le acerca un folclorista y le dice que le va a dedicar la siguiente cueca. Y ahí fue que se puso a cantarle la cueca del Guatón Loyola", dice Rivera, sin más pruebas que su memoria.

La publicación de esta nota sobre el Loyola vendedor viajero provocó la enojada reacción de la hija del auténtico Guatón Loyola, Bernardita Loyola Trivelli, quien envió una carta a la citada revista a la semana siguiente para decir que el genuino Guatón Loyola era su padre, Eduardo Loyola Pérez, y que cómo era posible que no revisaran su propia información, ya que en la misma "Revista del Domingo", pero en agosto de 1980, se había entrevistado a la familia y se había publicado un artículo con fotografías contando la vida del verdadero inspirador de la cueca.

Otro que se animó a escribirle esa vez a la "Revista del Domingo en Viaje" fue Germán Becker Ureta, el mismo de los antiguos clásicos universitarios y del programa Tertulia en televisión. Muy suelto de cuerpo, Becker dio su particular versión de los hechos:

­Conocí personalmente a Eduardo Loyola. Estudiante de Agronomía en la Universidad Católica, integró el equipo de fútbol de dicha institución, llegando a ser reserva de Fernando Riera.

El autor de la letra de la famosa cueca fue Alejandro Gálvez, con quien (a pesar de ser él jefe de la barra de la Chile y el suscrito ostentar el mismo rango como hincha de la UC) fuimos muy buenos y leales amigos.

Veamos los hechos: el Flaco Gálvez, en esos tiempos, era funcionario de Impuestos Internos y ejercía el cargo de inspector de alcoholes. Según amigos comunes, esto era como amarrar perros con longanizas.

Terminado el rodeo de Parral, Gálvez y Loyola bebían el trago del estribo, en la fonda oficial, que ya estaba vacía de parroquianos. En eso entró un huaso alto, membrudo pero muy borracho. Se acercó al cantinero pidiéndole una caña de vino. El barman, con buen criterio, se lo negó. El frustrado cliente montó en la yegua cólera y le tiró un puñete, por encima de la barra del bar. Felizmente el golpe no hizo impacto. Cuando el cantinero quiso llamar a los Carabineros, el Negro Loyola se lo impidió: "No, no, déjamelo a mí".

 
 
  Términos y Condiciones de la Información
© El Mercurio