El líder como coach
Nureya Abarca
 
Introducción    (1/2)


Este libro pretende ayudar a personas que, careciendo de una for­mación en ciencias sociales, tienen la necesidad y la motivación de guiar a otros en su crecimiento personal. Ésta es una situación que, en lo esencial, enfrentan los líderes para promover el desarrollo de sus colaboradores. Inevitablemente, llega el momento de generar li­derazgo en quienes lo siguen. Esto ocurre por varias razones. Una es que para lograr metas muy exigentes se requiere del talento de cada uno de los seguidores; y otra, es poder confiar en ellos con el objeto de delegar tareas y decisiones.

La mayoría de los directivos no tiene un entrenamiento formal en gestión y carece de las habilidades de comunicación necesarias para tratar con los empleados.

Los líderes del pasado se dedicaban, principalmente, a tomar deci­siones y a la asignación de recursos. Su función era explotar en forma óptima las habilidades de los empleados para beneficio de la orga­nización, viéndolos como herramientas y recursos para el logro de objetivos determinados. En contraste, los líderes actuales se centran en desarrollar personas, construir relaciones y se preguntan: “¿Cómo puedo ayudar a que ella sea más valiosa como individuo y que lo sea también para los demás?”.

Esta tarea de generar crecimiento en las personas es un proceso de largo aliento, y que no siempre tiene resultados inmediatos.
Para analizar este proceso —que hemos considerado análogo al coaching— partimos el libro con los fundamentos del coaching. En este primer capítulo se revisa la relación estrecha que existe entre el concepto de liderazgo y coaching, destacándose los aportes esenciales de la psicología en la comprensión de este proceso. Enseguida, en el segundo capítulo, se analiza lo que significan las diferencias indivi­duales. Éste es un tema relevante para cualquiera que sea coach: saber en qué aspectos nos diferenciamos las personas y cómo esto implica enfrentar de forma particular el proceso de aprendizaje y crecimien­to. Si uno aspira a ser un líder, debe aprender lo básico acerca de las diferencias de personalidad.

En el capítulo tres, se discuten los distintos enfoques del lideraz­go, se presentan los modelos más citados en la literatura y se ubica al líder actuando como coach, lo que constituye una de las formas específicas de ejercer el liderazgo.

El líder de hoy es un coach, aunque el coach no siempre es un líder. Entre las principales características del liderazgo, se encuentra la de ser un líder y coach al mismo tiempo. Por ello, en los “estilos de liderazgo” haremos especial mención a aquellos que más inciden en la función de coach. Y si bien el coach debe emplear —en algún momento— cada uno de los estilos posibles, hay algunos que le serán especialmente eficaces para cumplir este objetivo, mientras que otros no solamente no lo ayudarán, sino que pueden ser contraproducentes.

 
 
  Términos y Condiciones de la Información
© El Mercurio