Todo comenzó en Curanilahue...
Felipe Berríos

Si Jesús naciera hoy en Chile, lo más probable es que lo haría en una mediagua, en un campamento. Es ahí, en la pobreza, donde el Hijo de Dios se hace “profundamente humano”, dice el autor, “porque nos invita a hallarlo y reconocerlo en lo cotidiano, como uno más de nosotros”.

A partir de la experiencia de los jóvenes de Un Techo para Chile, que se inició en Curanilahue, Felipe Berríos nos convoca a hacernos parte de una cultura y una Iglesia que busquen romper las estructuras que generan pobreza e injusticia. El texto relata cómo al trabajar mano a mano con los más desposeídos, los jóvenes descubrieron y se comprometieron con una causa que le otorga sentido a sus vidas. Sin embargo, el libro no se queda en la anécdota, en lo circunstancial o en lo evidente, sino que va a la raíz de los conceptos y las actitudes, que limitan el cambio hacia una sociedad más ecuánime. En este sentido, y como afirma en el prólogo el padre Fernando Montes, esta obra es una “gigantesca toma de conciencia”.

Todo comenzó en Curanilahue… no sólo está dirigido al mundo católico. Es una voz que le habla a toda la sociedad, para alcanzar un cambio social trascendente.

Sobre el autor
Felipe Berríos, (chileno, 1956) lleva más de un cuarto de siglo escuchando a todos los que buscan un consejo franco y directo, inspirado en el mensaje de la Iglesia Católica. Seguidor del padre Alberto Hurtado y formado en la Compañía de Jesús, es el gran constructor de mediaguas de Chile, el hombre que intenta —literalmente— ponerle techo a la pobreza en nuestro país. Felipe Berríos está íntimamente comprometido con el trabajo diario junto a los pobres. Es capellán de varios colegios de Santiago, así como organizador de muchas temporadas de trabajos universitarios; también ha sido el impulso clave para Infocap, la Universidad del Trabajador, donde aquellos que no han tenido la posibilidad de estudiar, aprenden o perfeccionan un oficio.

El sacerdote Felipe Berríos ha sido misionero en África y en la Araucanía; ávido lector de poesía y escritor de columnas en distintos medios periodísticos.

Desde el año 2001, es columnista de la revista El sábado de El Mercurio, donde sus entregas semanales convierten los hechos noticiosos nacionales en metáforas de nuestras muchas contradicciones sociales y personales. Autor de 100 reflexiones para amar y servir (1999), Lo mínimo indispensable. Reflexiones (El Mercurio-Aguilar 2002) y Puntadas con hilo. Reflexiones (El Mercurio-Aguilar 2004), en éste, su último libro, nos encontramos con su más grande obra, vista de una manera humana y, a la vez, crítica de las estructuras sociales y prejuicios.

 
  Términos y Condiciones de la Información
© El Mercurio