El breve latido que burla al silencio
Julio Núñez

El breve latido que burla el silencio se caracteriza por un rechazo a todo lo que es excesivo. A los “fuegos de artificio” Julio Núñez opone una temperatura dolidamente cálida; una forma límpida, ajena a las manipulaciones retóricas. En un tono sentencioso y desencantado, el poeta reflexiona sobre la brevedad de nuestra existencia, que está siempre al borde del abismo. Un merecido galardón para una poesía que se atreve a meditar en serio y sin estridencias acerca de la precaria condición humana.
Óscar Hahn

Julio Nuñez no hace poesía de algún aspecto determinado del ente, sino poesía que diríamos parte de toda experiencia. Tiene un inusual rigor hiriente, que se confunde varias veces con la máxima o el aforismo y que llega incluso a esa especie de ramplonería consciente que los buenos poetas saben permitirse.
Impresiona también un elemento narrativo, muy bien manejado dentro de límites estrictamente líricos, de modo que de la anécdota se nos entrega sólo su ecuación.
Adán Méndez

El breve latido que burla al silencio burló el silencio, el anonimato, la dispersión de la carrera de miles detrás de un premio o reconocimiento (como polillas detrás de la luz) para marcar su propio pulso, su factura impecable, para dejar sus rastros, sus huellas, después de desaparecer. No cabe duda: estamos ante un poema metafísico inclasificable e inquietante; estamos ante un hallazgo: el de las pequeñas huellas (los breves y contundentes poemas inscritos en el blanco de cada página) de una voz que se nota ha “tocado” un límite.
Cristián Warnken

Sobre el autor

Julio Núñez Rivera nació en  Yumbel en 1967. Es profesor de Artes Plásticas con estudios de Licenciatura en Arte con especialidad en Fotografía.  Desde 1994 se desempeña como fotógrafo forense en Santiago.Su inicio en la poesía fue durante 1981 en el taller literario “La llave”, dirigido por Abel Sandoval Ormeño. Participó en el taller del poeta mapuche Leonel Lienlaf y ha publicado los libros Espantacuerdos (1993) y Pieza inconclusa para fin de siglo (1996). En 1997 fue incluido en el Diccionario de autores de la Región del Bío-Bío de Matías Cardal (Editora Aníbal Pinto) y en 1995 obtuvo la primera mención honrosa en el Primer Concurso de Poesía de la Municipalidad de Los Ángeles con su selección de poemas Fragmentos de un naufragio.

 
  Términos y Condiciones de la Información
© El Mercurio