Lo mínimo indispensable
Felipe Berríos S.J.
Conocido por sus afanes como capellán de ‘‘Un techo para Chile’’, el sacerdote jesuita Felipe Berríos es diestro en el uso de las herramientas básicas, como serruchos, martillos y taladros. En los patios de Infocap, la llamada ‘‘universidad de los pobres’’ que dirige, oculta un tesoro que revela ese talento: un pequeño observatorio astronómico fabricado por él y sus alumnos, donde mirando a las estrellas se pierde en la inmensidad del cosmos.

A través de sus columnas orientadas a los jóvenes, en la revista El Sábado de El Mercurio, ya ha completado dos exitosos ciclos de columnas. Debutó el 2001 con un texto al que llamó: ‘‘Una juventud sin pañales’’, y al número siguiente ya había cartas y polémica. La mayor parte de los lectores de El Sábado descubrió a alguien que sabe decir lo que quiere y tiene mucho que decir. Por eso, para dar mayor permanencia a ese mensaje publicamos, bajo el sello El Mercurio-Aguilar, esta recopilación. Este libro sencillo y franco que es lo mínimo indispensable para detenernos y reflexionar qué tan cristianos somos como hijos, como padres, como chilenos.


Sobre el autor

Felipe Berríos del Solar, (chileno, nacido el 27 de septiembre de 1956) lleva más de un cuarto de siglo escuchando a los jóvenes, a los padres de esos jóvenes y a todos los que quieran un consejo franco y directo, inspirado en el mensaje de la Iglesia Católica y aterrizado en su experiencia como jesuita de tomo y lomo.

Como seguidor de las ideas y de las acciones del padre Alberto Hurtado, para muchos este santiaguino formado en la Compañía de Jesús es el gran constructor de mediaguas de Chile, el hombre que intenta -literalmente- ponerle techo a la pobreza. Otros lo asocian con el trabajo con jóvenes, tanto como capellán de varios colegios de Santiago, así como motor de muchas temporadas de trabajos universitarios; y otro porcentaje lo identifica por su impulso a la llamada ‘‘universidad de los pobres’’, Infocap, donde aquellos que no han tenido la posibilidad de estudiar, aprenden o perfeccionan un oficio.

El sacerdote Felipe Berríos es eso y más, porque no ceja. Ha sido misionero en África y en la Araucanía; gásfiter a domicilio y panelista de televisión; lector de poesía y escritor de columnas en distintos medios periodísticos. Desde la primavera del año 2001, es columnista de la revista El Sábado de El Mercurio, donde sus entregas semanales convierten los hechos noticiosos nacionales en metáforas de nuestras muchas contradicciones sociales y personales. Recopilamos en este nuevo libro del sello El Mercurio-Aguilar esos textos humanos, esclarecedores y definitivamente necesarios.
 
  Términos y Condiciones de la Información
© El Mercurio