Premio Revista de Libros  
 
Este galardón otorgado por la Revista de Libros de El Mercurio cuenta con el significativo auspicio de Empresas CMPC y tiene una reconocida trayectoria durante sus 14 años de existencia. Su rol ha sido relevante para nuestra cultura, pues de él han surgido algunos de los grandes escritores de este período.

El nivel de los escritores reunidos año a año con entusiasmo, creatividad y gran oficio, ha dejado una huella imborrable no sólo en los libros que hoy los conservan, sino en las mentes de todos los que han tenido el placer de leerlos y apoyarlos.

Así desde 1991, se ha desarrollado con gran entusiasmo el Concurso Premio Revista de Libros, el que se ha convertido en uno de los acontecimientos más significativos para el mundo de las letras nacionales. Este certamen se efectúa anualmente con el principal objetivo de estimular en forma constante la creación literaria en el país y otorgarles el merecido reconocimiento a narradores y poetas.

Con extraordinarias convocatorias, el concurso ha ido incursionando en diferentes géneros literarios. El primer año se dirigió a los novelistas y resultó ganador Gonzalo Contreras, con su obra La ciudad anterior, la que marcaría el inicio de la carrera de uno de los más prestigiosos escritores chilenos, con su prosa esencial, pulida e inteligente. En 1992, el poeta Adán Méndez triunfó con sus versos recopilados en Antología precipitada.

¿Quién mató a Cristián Kustermann? fue la novela policial ganadora del concurso en 1993, con la que Roberto Ampuero dio a conocer al detective Cayetano Brulé, un entrañable personaje que continuaría protagonizando aventuras en la creación posterior del autor. En 1994, Marcelo Rioseco se destacó con Ludovicos o la aristocracia del universo, obra que refleja una poética existencial, bella y mágica donde el autor se plasma también como un arquitecto de las causas subterráneas.

Tito Matamala obtuvo el Premio en 1995 con la novela Hoy recuerdo la tarde en que le vendí mi alma al diablo (era miércoles y llovía elefantes), un singular ejercicio de lenguaje. En 1996, el triunfo le correspondió a Juan Cameron con sus poemas reunidos bajo el título de Viles ejecutorias, donde presenta una voz elegante, sabia y nostálgica.

Juan Pablo Uribe-Etxeverría recibió el premio en 1997 con la inquietante novela Uñas de muerto. Al año siguiente, se realizaría la primera versión del concurso para el género cuentos, en la que ganó la obra Lentes oscuros/ Gafas ahumadas, de Hernán Rivera Letelier, escritor ya reconocido mundialmente por su genial novela La reina Isabel cantaba rancheras. Además, se otorgaron premios al segundo y tercer lugar, que recibieron Oscar Garaycochea y Luis López-Aliaga, respectivamente.

Damaris Calderón ganó en 1999 con su poemario Sílabas Ecce Homo, distinguido por su tono lúdico, austero y vanguardista. Y en 2000, el autor Herman Shwember se adjudicó el premio por su destacada y novedosa novela Yo, pecador.

El año 2001, Revista de Libros de El Mercurio, Empresas CMPC y el sello editorial El Mercurio-Aguilar se han unido para presentar dentro de una nueva alianza, la obra ganadora del Concurso Premio Revista de Libros, extendiendo aún más los alcances de este premio.

Este año además el Premio Revista de Libros se amplió a un nuevo género: por primera vez en Chile se realizó un concurso destinado a las memorias, biografías y autobiografías. Con una gran respuesta de participantes, finalmente se impuso la obra de Fernando Balmaceda, De zorros, amores y palomas, un verdadero fresco de todo el siglo XX.

Para la poesía, la versión 2002 vio ganar al joven Gustavo Barrera con un poemario que apuesta tanto a la tradición como a la ruptura: Adornos en el espacio vacío.  Otra voz nueva fue la de Carlos Tromben, autor de Poderes fácticos, la novela elegida por el jurado en el año 2003.  Tomando como punto de partida un hecho policial ocurrido en 1973, el autor reconstruye con inteligencia, dinamismo y emoción una época clave en nuestra historia.

            El año siguiente el concurso estuvo dedicado al género cuentos.  Sin embargo, el fallo del jurado debió ser declarado nulo al comprobarse que la obra escogida no cumplía con el requisito de ser estrictamente inédita, dejándose desierto el Premio Revista de Libros 2004.
            En 2005 se premió a Patricia Poblete, joven narradora que sorprendió al jurado con su peculiar novela Marcha atrás, en la que congrega a un elenco de personajes vinculados por experiencias límite.  Poeta y músico, Julio Carrasco sobresalió en 2006 por la articulación y propuesta de su poemario Despedidas antárticas.  Por segunda vez, el concurso estuvo dedicado en 2007 al género de memorias y biografías, y en esa oportunidad se impuso el trabajo de la periodista Marilú Ortiz de Rozas, Historia de un sueño fragmentado, la biografía de Mario Carreño, uno de los artistas visuales latinoamericanos más importantes del siglo pasado. 

Desde el año 2001, además, Revista de Libros de El Mercurio, Empresas CMPC y el sello editorial El Mercurio-Aguilar se han unido para presentar dentro de una nueva alianza, la obra ganadora del Concurso Premio Revista de Libros, extendiendo aún más los alcances de este premio.


>> Ver premiados

 
 
  Términos y Condiciones de la Información
© El Mercurio