Cosas que podrían interesar a más de alguién. Una autobiografía
Andrés Rillon R.

Nadie podría sospechar que la vida de Andrés Rillon comenzara de forma tan dolorosa: quemado por su propia madre. Nadie tampoco podría imaginar que su vida profesional comenzaría desarrollándose tan seriamente -siendo de título un abogado que llegó a ser nombrado presidente del Registro Electoral en Chile-, ya que años más tarde se convirtió en uno de los actores más aplaudidos y que han sacado más risas del público chileno, al interpretar a Don Pío, su famoso personaje de televisión –su yo más íntimo, como él señala-, así como también a través de la actuación en diversas obras teatrales y programas de televisión, muchos de ellos ejecutados junto a Jaime Celedón y Julio Jung, entre otros grandes protagonistas de la escena nacional.

Estas páginas dan cuenta de una vida bastante agitada, a ratos hilarante, de quien acostumbraba sufrir violentos maremotos existenciales en un escenario siempre cambiante, tanto en sus hechos políticos como sociales, que fueron dándole carácter al Chile de diferentes épocas y personalidades del siglo veinte, entre presidentes y otras figuras de nuestro mundo político y cultural. El lector será, además, confidente de un sinnúmero de anécdotas propias del autor, un hipocondríaco de proporciones, que se sumerge muchas veces en episodios que despertarán emociones encontradas, varios que hasta ahora él no quisiera relatar –pero que finalmente tienen una salida a través de un personaje singularísimo, su alter ego Bob Buckle-.

Para sufrir y lamentar, pero sobre todo para sorprenderse y reír, presentamos esta autobiografía llena de cosas que sin duda interesarán a más de alguien.

Sobre el autor

Andrés Rillon Romaní , nació en Viña del Mar el 27 de diciembre de 1929, es decir, a cuatro días de 1930 y en los últimos días de los “años locos”. Es abogado de la Universidad de Chile. Estudió cine en la Pontificia Universidad Católica de Chile, en Santiago, y tomó un curso especial de Estructura Dramática con el profesor Juan Pablo Donoso en ese mismo plantel. Fue director del Registro Electoral durante diecisiete años. Se desempeñó como instructor en la República Dominicana (en 1966) por encargo de la OEA para la redacción de la Ley Electoral de ese país. Fue crítico de cine en varias revistas durante la década del sesenta; crítico de televisión durante diez años (1976-1986) en El Mercurio; columnista humorístico en la revista Qué Pasa (1972-1973); y en el vespertino La Segunda en diferentes períodos, completando casi treinta años de colaborador.

Fue primer director y mentor de la línea periodística del programa de televisión La Manivela. Como actor interpretó a Don Pío en el Japenning con ja y fue director de escena, actor y mentor humorístico de cinco ciclos del espacio televisivo Medio Mundo, de Canal 13. Realizó otras intervenciones en televisión además de múltiples actuaciones en directo junto a Julio Jung. Participó en la película El rey de San Gregorio, de Alfonso Gazitúa. Fue director de teatro en el Ictus, donde comenzó como asistente de dirección de Jaime Celedón en las obras La Fiaca, de Ricardo Talesnik e Introducción a los elefantes y otras zoologías, de Jorge Díaz. Es aficionado al ajedrez, a la rayuela y a los deportes transmitidos por televisión, especialmente a los de categoría internacional, como el tenis, el atletismo, la fórmula uno, el básquetbol y el fútbol.

Practicó gimnasia durante treinta y cinco años y se dedicó muy especialmente a la fotografía durante otros veinte, culminando esta labor con una exposición en el Instituto Cultural de la Municipalidad de Providencia, en 1990, oportunidad en la cual se logró llenar un libro con múltiples alabanzas al artista, pero que culminó sin que nadie se interesara en comprar una de las setenta fotografías expuestas, ni siquiera en preguntar si sería o no posible una rebaja en el último precio. Piensa Rillon que en Chile no hay cultura de decoración con fotos, un hecho que exculpa su hipotético fracaso artístico en este ámbito.     

  Términos y Condiciones de la Información
© El Mercurio